Editorial

Soterramiento, el cuento de nunca acabar

  • El anuncio del presidente Diego coincide casualmente con la moción de censura que planean PSOE y PRC

A estas alturas de la película es muy difícil engañar a los torrelaveguenses con cantos de sirena. Más difícil todavía si se utiliza un elemento como el tan sobado soterramiento, un proyecto que todos los partidos llevan décadas usando como gancho en sus programas cuando llegan las elecciones.

Todo el mundo sabe que es una obra faraónica y casi inalcanzable y más en los tiempos de crisis actuales, pero los políticos profesionales siguen usando el tema para intentar atraer a la población. Por si sigue colando.

El soterramiento es el cuento de nunca acabar que los torrelaveguenses ya no se tragan, y miran con recelo cualquier anuncio pomposo acerca de esta inconmensurable obra de ingeniería que, de llevarse hipotéticamente a cabo, necesitaría tanto dinero como presupuesto que sería una hipoteca durante demasiados años con un interés demasiado alto que pagar para la ciudadanía a través de su ayuntamiento, de su región, y en última instancia a través del país. 

Tan solo hay que recordar lo mucho que costó a los vecinos de Paseo del Niño que se adecentase el paso a nivel, una obra de muy escaso presupuesto, como para aceptar que de buenas a primeras se vaya a presupuestar un proyecto de soterramiento o integración ferroviaria de dimensiones faraónicas. 

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, anunció ayer que de forma “inminente” se presentaría el proyecto de integración ferroviaria a los portavoces municipales. Casualmente, este colosal proyecto, del que Diego eludió dar detalle o dato alguno, se anuncia durante la misma semana en la que PSOE y PRC han iniciado contactos para presentar una moción de censura que podría desbancar a Ildefonso Calderón (PP) de la alcaldía. 

Como las casualidades no existen y, de existir, suelen estar relacionadas con la climatología o fenómenos naturales adversos, debemos pensar que no existe casualidad en el hecho de que este gran anuncio se haga precisamente en un momento político tan tenso como el actual. 

Calderón Ciriza ha recibido un capote, un bálsamo calmante, en forma de densa cortina de humo bajo el manto del soterramiento. Un alivio para el regidor popular, sin duda. Otra cosa es que la ciudadanía vuelva a tragarse el cuento de nunca acabar. 

David Laguillo
David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://davidlaguillo.com/biografia/

Comments are closed.