Editorial

Sniace y el ajedrez | Editorial

www.estorrelavega.com

Encierro de trabajadores de Sniace en el año 2013 (Archivo)

Las idas y venidas de los conflictos laborales y sociales alrededor de la empresa Sniace a lo largo de los últimos años no son casuales: forman parte de un juego de ajedrez calculado.

Los trabajadores han sido llevados y traídos desde la pasividad a la reivindicación, dependiendo de los objetivos de quienes, con mayor o menor fortuna, manejaban esas fichas del tablero de ajedrez.

De lo contrario no se puede entender la total desaparición en las calles del conflicto social, cuando la empresa sigue cerrada y los trabajadores, que son o deberían ser la mayor preocupación para cualquier persona de bien, siguen en vilo y con su futuro muy incierto.

En comparación, durante los últimos momentos del gobierno de Ildefonso Calderón (PP) como Alcalde de Torrelavega, las calles de la ciudad parecían un polvorín constante de reivindicaciones.

Sin embargo, tras una moción de censura que aupó a una desconocida Lidia Ruiz Salmón a la alcaldía de la mano del PSOE y del PRC, de repente llegó la calma a las calles de Torrelavega. El silencio.

¿Ha abierto Sniace? ¿La situación laboral y social de la ciudad ha mejorado? Ni mucho menos, muy al contrario, la situación ha ido empeorando tras 15 meses de gobierno en coalición.

Pero hay calma absoluta en las calles, lo cual nos invita a pensar que las movilizaciones a causa de los conflictos laborales, y concretamente el conflicto laboral de Sniace, se manejan al antojo de quienes gobiernan las fichas del tablero de ajedrez según sus propios objetivos para dar, en cada momento, un jaque mate a quien convenga.

 

Comments are closed.