Portada

Sierrallana no renovará el servicio de cocina a Eurest Colectividades

-Los trabajadores llevan tiempo denunciando escasez de alimentos, ausencia de dietista y ‘pésimo’ estado de las instalaciones

-De una plantilla de 32 trabajadores, 10 están de baja por ansiedad y “presión laboral”

Ansiedad y llantos por 'presión laboral': así son los informes de baja de los trabajadores de la cocina de Sierrallana

Ansiedad y llantos por ‘presión laboral’: así son los informes de baja de los trabajadores de la cocina de Sierrallana

El sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) lleva tiempo liderando las denuncias de la mayoría de trabajadores de la cocina de Sierrallana, gestionada por la contrata Eurest Colectividades hasta noviembre. Estos trabajadores describen una situación de ‘abandono y caos’ en la cocina del hospital, denuncias que han fundamentado en abundante material fotográfico y varios vídeos en los que se aprecia que la despensa, que según el pliego de condiciones debería tener suministros para 15 días, apenas tiene alimentos y se ven las estanterías vacías, apenas con varias cajas de yogures, pescado congelado y pollo. En otro de los vídeos se aprecia con claridad el mal estado de las instalaciones y las herramientas que los trabajadores deben utilizar para sacar adelante el servicio cada día.

En cuanto a la calidad de la comida, las fotografías enviadas por los trabajadores hablan por sí mismas: pescado con multitud de espinas; manzanas en mal estado; una especie de pizza creada con pan de tostadas y embutido.

Yogur para personas intolerantes a la lactosa

Además denuncian, a través del portavoz sindical José María Fernández Cobo (UGT), que el servicio no cuenta con dietista de forma continuada, ya que al encontrarse de baja la dietista titular, la persona contratada por Eurest Colectividades solo asiste por horas.

Esta situación ha llegado a originar que en las tarjetas del servicio de comidas a los pacientes se produzcan graves desajustes que, en última instancia, han sido frenados por los propios trabajadores.

En concreto, a pacientes intolerantes a la lactosa se les pone “yogur” en las tarjetas de servicio, si bien los propios trabajadores matizan que esa comida errónea “jamás ha llegado a los pacientes porque nos hemos dado cuenta a tiempo”, señalan.

Trabajadores de baja por ansiedad y “presión laboral”

A día de hoy, se encuentran de baja 10 de los 32 trabajadores que dan este servicio.

Este periódico ha tenido acceso a los informes de baja de estos trabajadores, y en los informes se refleja que en la mayoría de los casos las bajas son por ansiedad y “presión laboral”. Los trabajadores achacan buena parte de esa “presión laboral”, además de la sobrecarga de trabajo, a las “amenazas” emitidas por algunos encargados de la empresa, que dieron origen a crisis de ansiedad, nerviosismo y llantos.

Varios de los trabajadores de baja, aún hoy, siguen tomando medicación para dolencias como la ansiedad. El sindicato agrega que la empresa “ni siquiera cubre las bajas que se producen en la plantilla”, lo que origina que la carga de trabajo para los trabajadores es cada día mayor.

“El contrato con Eurest no será renovado”

El director de gestión del Hospital de Sierrallana, Luis Alejandro Fernández, por su parte pone en duda la “veracidad” de algunos vídeos al estar filmados mostrando solo una parte de la despensa, asegura que “el servicio está garantizado”, y matiza que esta situación “es únicamente un conflicto laboral”, ya que ha habido una reciente inspección favorable, realizada por el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

Sin embargo, el director de gestión de Sierrallana adelanta que, a la vista de este conflicto, el contrato con Eurest para el servicio de cocina del hospital termina en noviembre y “no será renovado”, afirma con rotundidad.

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto en repetidas ocasiones con Eurest Colectividades para contrastar las denuncias de los trabajadores con la opinión de la concesionaria, pero la empresa no ha atendido las llamadas.

Comments are closed.