Editorial

Primeros días del nuevo gobierno del PP en Torrelavega

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}os primeros días del nuevo gobierno del PP en Torrelavega, huyendo del manido y obtuso tópico del balance de los 100 días, han demostrado varias cosas.

La primera es obvia: algunos pequeños detalles denotan falta de experiencia en el gobierno. De no ser así sería difícil explicar determinados detalles de falta de coordinación en cuanto a acciones de comunicación, tenemos como ejemplo la presunta privatización del servicio de limpieza viaria, desmentida por el alcalde.

La segunda cosa que ha quedado demostrada es el positivo cambio de actitud del nuevo equipo de gobierno, empezando por el detalle de dejar utilizar, dentro de una total normalidad democrática, las instalaciones municipales por parte de todos los grupos políticos, incluyendo al menos mayoritario, en este caso Asamblea Ciudadana por Torrelavega (ACPT).

Este detalle de normalidad democrática ha pasado casi desapercibido en la vida política, pero sin duda es una muestra del nuevo talante del equipo de gobierno del PP.

El tercer factor es el propio alcalde. Ildefonso Calderón está dando muestras de capacidad de negociación, sacrificio y devoción a la causa (la causa es Torrelavega) de la cual deberían tomar ejemplo incluso políticos de su mismo partido en otras circunscripciones no muy lejanas.

Al alcalde le han bastado unas semanas para desbloquear la situación del Polígono Tanos-Viérnoles, con la consiguiente normalización de relaciones entre Ayuntamiento y empresarios.

Esperemos, por el bien de esta ciudad, depauperada por el paro y despreciada tradicionalmente por el gobierno regional, que todas las esperanzas se transformen en realidades. 

 

Comments are closed.