Opinión / Firmas (Tribuna libre)

Opinión: “Medios alternativos, necesarios y enriquecedores”

    Dentro de la sociedad actual, la pervivencia y la no persecución de medios de comunicación alternativos, de menor impacto en la masa global pero con su labor social y necesaria, es un punto muy importante que denota la sanidad o no del entramado social.

    El hecho de que periódicos como Diagonal www.diagonal.net, La Realidad (con su historia de persecución detrás, que obligó a su cierre), Autogestión y otras publicaciones, puedan salir puntualmente a informar a sus lectores, ejercitar su libertad de ser diferentes, sin verse sistemáticamente acosados judicial y administrativamente, tiene una importancia que a mi juicio va mucho más allá de la libertad de expresión, tan necesaria.

   

 

 

Si el presunto acoso judicial a medios de comunicación como el tristemente desaparecido La Realidad, con los posteriores múltiples problemas personales para su director Patxi Ibarrondo y otros diferentes problemas para otros medios de la mal llamada "contra-información", continúa, no solamente se comete el error y agravio de atacar a la libertad de expresión, sino que se va mucho más allá.

    A mi entender, es un grave error perseguir a los medios de comunicación "no comerciales" o "no estandarizados". El ejercicio más sano es asumirlos dentro de la sociedad, como representantes de los múltiples diferentes colectivos que opinan distinto de la mayoría. Leerlos no es obligatorio para la "masa", pero de vez en cuando es sumamente interesante leer y escuchar puntos de expresión mucho más críticos sobre la sociedad en que vivimos.

    Tratar de permitir tan solo los periódicos "de siempre", el "periodismo tradicional" sin mucho exceso de ruido, como quizá en ocasiones pueda entenderse también a esta web EsTorrelavega.com que está usted leyendo, e intentar acallar las voces discordantes, es un grave error ya que se expulsa del círculo de la legalidad a mucha gente representada y lectora de estos medios diferentes, y se les condena a una marginalidad e ilegalidad, donde sin duda todas las comunicaciones serán mucho más sangrantes y corrosivas.

 

Comments are closed.