Editorial

No somos ciudadanos: somos piezas

{xtypo_dropcap}G{/xtypo_dropcap}eorge Orwell podría haber escrito una continuación de su visionaria obra 1984 y titularla 2012, porque todo parece indicar que esa fecha tiene algún tipo de significado especial.
Los gobernados asistimos perplejos al sistemático recorte de libertades individuales, y el recorte, empobrecimiento y empeoramiento global de la calidad de vida y las expectativas laborales. No es una corriente única en España, es una corriente de un fuerte viento en todo el mundo civilizado.
Da la sensación de que quieren construir un mundo estandarizado, colocar y quitar piezas -eso es lo que somos, piezas- a su antojo, denostando a unas piezas al ostracismo social y financiero, y aupando a otras piezas -las menos- al estrellato de una efímera fama. Dejaremos de ser piezas cuando todos los sentimientos y movimientos de indignación sean capaces de unirse, dejando de lado intrascendentes diferencias ideológicas, para reclamar el derecho a ser tratados como ciudadanos.
Los ciudadanos debemos reivindicarnos como los depositarios del verdadero poder popular que debe estar por encima de entelequias invisibles denominadas mercados, u otras entidades supra-estatales, a quienes nadie eligió democráticamente y cuyo enorme poder debe finalizar cuanto antes mejor.

Comments are closed.