Mar de fondo | Manuel Haro Alcalde

Más proyectos, más documentos, más plazos, más…

O todo o nada. O no llega, o viene a pares. Los proyectos, tan viejos algunos que están casi olvidados, se han convertido en objetivos a medio plazo. Planos, fechas; ajustes y presupuestos.
El Alcalde de Torrelavega vino de Madrid con la valija cargada de esperanza. En Fomento le aseguran que ésta vez, sí. Que habrá soterramiento. Incluso, con distintas opciones.
¿Por qué será que me viene al recuerdo algo parecido cuando el anterior Presidente del Gobierno regional llegó a Santander después de visitar el mismo edificio ministerial y… ¡con dos AVES para Cantabria!, con la seguridad de que se lo había asegurado el mismísimo Ministro, hoy objeto de sospechas, por cierto?.
¿Volveremos a las andadas?. ¿No se ha dicho siempre que un soterramiento para los pasos que estrangulan la ciudad cuestionan cualquier obra de máxima enjundia?.
Otra cosa distinta, sin embargo, se me antoja el servicio de pediatría en Sierrallana. Aquí, qué quieren que les diga, tengo más confianza. Se ha tardado en habilitar un presupuesto (muy ajustado, por cierto, pero es lo que hay), con el que las obras pudieran tener el respaldo económico para ponerse en marcha. Y una vez iniciadas, sería de necios dejarlas a medias.
Aquí juega un papel la oposición en el Ayuntamiento de Torrelavega, dura hasta la crueldad, en ocasiones, echándole en cara a Ildefonso Calderón su falta de cumplimiento para con uno de sus compromisos electorales. Ahora estamos ante la oportunidad de tapar bocas pero aún en el caso de llevarse a efecto, verán como seguirían encontrando “pegas”. Como por ejemplo en Santander, donde aquellos que echaban por tierra el proyecto del Campeonato del Mundo de Vela, ahora se lo arrogan a ellos mismos, colgándose medallas que antes desechaban.

Comments are closed.