Otras noticias

Martín muestra el compromiso de crear “una nueva Torrelavega” mejorando la calidad ambiental de la que disfrutan los vecinos

El consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, participó el lunes en el reparto gratuito de bombillas de bajo consumo en Torrelavega, una iniciativa que el Gobierno regional viene desarrollando desde hace un mes en las principales localidades de Cantabria, a través de la campaña de sensibilización denominada "El desafío continúa".

La alcaldesa del municipio, Blanca Rosa Gómez Morante, así como otros miembros de la corporación municipal, también acudieron a la carpa de ahorro energético para participar en la distribución.

Durante la jornada de reparto, Martín reconoció que Torrelavega es una de las comarcas con “mayores problemas” de contaminación medioambiental y que, por ello, es en esta ciudad “donde tenemos que dedicar un mayor esfuerzo”.

No obstante, aseguró que en este aspecto la situación está “mejorando mucho” y que en los últimos dos años, se ha producido un “cambio radical”. En este sentido, afirmó que su visita a la carpa instalada en el municipio pone de manifiesto el compromiso de la Consejería de Medio Ambiente de “crear una nueva Torrelavega en la cual, gracias un proceso de regeneración, mejore la calidad ambiental de la que disfrutan los vecinos”.

Los ciudadanos interesados en participar en el reparto tuvieron que presentar una de sus facturas de la luz para recibir, de forma gratuita, uno de los paquetes de ahorro, compuestos por dos bombillas de 15 vatios, aptas para sustituir las tradicionales lámparas incandescentes de 75 vatios, y diverso material informativo sobre el ahorro y la eficiencia energética. El consejero recordó que las bombillas que se repartieron en el Boulevard Demetrio Herreros consumen cinco veces menos que las tradicionales, lo que por un lado “repercute directamente en la factura de la luz de las familias” y, además, “muestra nuestra vocación de conseguir que los cántabros nos acompañen en la lucha contra el cambio climático y la emisión de CO2”. A lo largo de su vida útil, cada bombilla de bajo consumo, de 15 vatios de potencia, ahorra cerca de 480 kilovatios por hora y evita la emisión de unos 480 kilogramos de CO2 a la atmósfera. Asimismo, teniendo en cuenta que cada kilovatio hora supone un gasto de 14 céntimos de euro en la factura de la luz, cada uno de estos dispositivos permite el ahorro de 67,2 euros a lo largo de su vida útil.

Francisco Martín apuntó que la Consejería continúa, con esta medida, poniendo a disposición de los cántabros todas las herramientas necesarias para facilitar su colaboración en la lucha contra la contaminación. “Comenzamos hace algunos años con el Plan Renove de electrodomésticos, el Plan Biobike a través del cual un número importante de los ayuntamientos de Cantabria tienen a los Policías municipales dotados con motos eléctricas. Simultáneamente, hemos repartido, entre las navidades de 2007 y 2008, casi 200.000 bombillas”, explicó.

Por su parte, la alcaldesa de la ciudad, Blanca Rosa Gómez Morante, resaltó la importancia de las actuaciones que la Consejería de Medio Ambiente ha venido desarrollando en los últimos tiempos en la ciudad. Lo cual es ejemplo de una “administración responsable”. Asimismo, aseguró que van a mantener esta línea de cooperación entre ambas administraciones, “porque nos va en ello nuestro futuro pero también nuestro presente, el día a día”.

Campaña "El desafío continúa"

Con esta actuación, la Consejería de Medio Ambiente y MARE, en colaboración con la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico y GENERCAN, pretenden fomentar en Cantabria la adopción de hábitos de consumo energético eficiente en los hogares, al tiempo que buscan difundir entre la ciudadanía el conocimiento de este tipo de bombillas y sus prestaciones. Durante su primera visita a Torrelavega, la Patrulla de Desarrollo Sostenible repartió alrededor de 2.210 dispositivos de bajo coste.

Comments are closed.