EconomíaOtras noticias

Los vecinos de Lasaga Larreta afectados por un transformador agradecen la intervención del Defensor del Pueblo

Los vecinos de Lasaga Larreta 33, afectados por un transformador de la empresa E.On en su edificio, han emitido hoy un duro comunicado en el que denuncian “engaños y retrasos” por parte del Ayuntamiento de Torrelavega a quien consideran responsable de remitir al Defensor del Pueblo un informe con datos incompletos. En concreto, los vecinos afirman que a causa del incumplimiento de las obligaciones municipales, la Defensoría, sugiere (obliga) al alcalde de Torrelavega, Ildefonso Calderón, a reabrir un expediente que este pretendía ‘cerrar en falso’, según los vecinos.

Además, denuncian que la sugerencia que lleva a efecto esa Defensoría para la medición de los impactos del Centro de Transformación en sus viviendas es incompleta a consecuencia de las ‘falsedades’ que se contienen en el informe que le ha sido remitido por el Ayuntamiento, que oculta que es obligación del Ayuntamiento controlar todas las actividades que se desarrollan dentro su ámbito territorial, pues la excusa de que les exime de tal obligación el artículo 84 bis de la Ley 7/1985, es falsa y maliciosa; dicho artículo es una suavización introducida a causa de la crisis en la Ley 7/1985 por el apartado uno del artículo 41 de la Ley 2/2011, de Economía Sostenible y es muy posterior a la instalación del Centro en sus viviendas.

También acusan a la Consejería de Medio Ambiente de mentir al decir que “los centros de transformación eléctrica no se encuentran incluidos en el Anexo C de la Ley de Cantabria 17/2006, de 11 de diciembre, de Control Ambiental Integrado, correspondiente a las actividades sujetas a la tramitación de la técnica de control ambiental de la Comprobación Ambiental” porque, a juicio de los vecinos, ocultan que el artículo 31.1 amplía tal enumeración al decir que “las licencias para la realización de actividades o (…) instalaciones (…) que puedan ser causa de molestias, riesgos o daños para las personas, (…) o el medio ambiente y no precisen de autorización ambiental integrada ni declaración de impacto ambiental, se otorgarán previa comprobación y evaluación de su incidencia ambiental” , entre otros detalles.

Los vecinos recuerdan el riesgo de estas instalaciones, refiriéndose a las explosiones producidas en Torrelavega y afirman que en la placa del transformador litigioso se indica que “el nivel de potencia acústica de este equipo es de 67dBA”, nivel que, sin necesidad de efectuar ninguna comprobación, permite afirmar que incumple los niveles máximos de ruido que fija la Ordenanza de protección de medio ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones del propio Ayuntamiento de Torrelavega.

 

Comments are closed.