Otras noticiasPolanco

La Justicia deniega por tercera vez la suspensión cautelar de las obras del vial de Cumbrales, en Polanco

Polanco, 04/junio/2020.- El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Santander ha acordado desestimar la petición de suspensión cautelar por el trámite de urgencia de las obras de construcción del nuevo vial municipal por la zona de Cumbrales, en Polanco,  solicitada por una vecina de la zona el pasado 18 de mayo, el mismo día que comenzaron las obras.

Este auto, de fecha 28 de mayo, es el tercero que se emite en el mismo sentido por parte de la Justicia a instancia de esta vecina para intentar paralizar la ejecución de esta vial municipal, y en este caso la magistrada ha condenado a la recurrente al pago de las costas judiciales.

Además, la magistrada considera en su resolución que la recurrente “no acredita en modo alguno” que los movimientos de tierra efectuados estén afectando al medio ambiente, y en concreto a la reproducción de algunas especies de pájaros, así como los ruidos y emisiones perjudiciales,  argumentados aducidos para pedir la paralización de las obras.

Junto a ello, destaca que la recurrente no acredita que se hayan incumplido las medidas contempladas en la memoria del proyecto publicada en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) al inicio de la tramitación del proyecto, en relación con las medidas de protección contra la contaminación acústica y ambiental.

La construcción de este vial supone una inversión de algo más de 500.000 euros, que es asumido en la totalidad por la empresa Solvay, como consecuencia del convenio suscrito en 2016 con el Ayuntamiento para la estabilización y relleno de los cráteres existentes en los sondeos situados entre Polanco y Posadillo —en explotación desde 1904—, y la reducción de los subproductos de fabricación acumulados en Requejada, cuya magnitud causa molestias a los vecinos más próximos.

La carretera tiene una longitud de unos 400 metros y contará con acera, pantalla vegetal y alumbrado público, y dos rotondas de 21 metros de diámetro en sus intersecciones con dos carreteras ya existentes en el trazado. Cuando la obra esté finalizada, las fincas colindantes tendrán mejores accesos que en estos momentos.

Los trabajos se iniciaron a finales de mayo tras varios meses de paralización de los mismos debido al mal tiempo y, según las previsiones, el nuevo vial podría ser una realidad en el plazo máximo de cuatro meses.

Tras conocer el auto, la alcaldesa de Polanco, Rosa Díaz Fernández, ha mostrado su satisfacción porque “una vez más” la Justicia da la razón al Ayuntamiento en la “escrupulosa tramitación” de este proyecto que, además, fue aprobado con el respaldo unánime de la Corporación en vista del interés general que supone para mejorar la vialidad en el municipio.

Además, ha insistido en que se trata de “un proyecto de la Corporación” que “cambiará la movilidad en el municipio” de cara al futuro, pues permitirá que el centro de Polanco se descongestione de tráfico rodado, lo que ayudará a mejorar la calidad de vida de los vecinos.

También ha recordado que todos los pronunciamientos de la Justicia constatan que el interés general de la obra “está demostrado” y que por parte de la recurrente no se acreditan los hechos de los que se valen para solicitar la paralización del proyecto.

La tramitación de este proyecto ha sido objeto de varios ocasiones por una vecina de la zona, hasta que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) denegó hace casi un año la suspensión cautelar de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Polanco, para poder ejecutar el vial.

En su auto, las magistradas rebatían los argumentos de la vecina al constatar que ni la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ni el Gobierno regional reconocen la existencia del presunto arroyo cuyo curso se vería afectado por las obras del vial, tal como alegaba la recurrente, dada la inexistencia de un caudal continuo y tratarse “aguas de escorrentía” que se acumulan de forma puntual por las lluvias.

Las magistradas también hicieron constar que no apreciaban el argumento de la vecina sobre que el vial no persigue el interés general sino el privado por haber sido promovido por Solvay. Así, destacaron que tras servir para evitar la circulación de vehículos pesados por el centro urbano durante el proceso de relleno de los cráteres de los sondeos, la carretera se integrará en la red viaria municipal, con lo que el interés público es evidente.

Sin comentarios.