Otras noticias

La empresa considera que no existe ‘razón fundada alguna’ para archivar el expediente del Monte Dobra

Ante el acuerdo alcanzado esta semana por la Junta de Gobierno Local de Torrelavega de ordenar la declaración de caducidad y archivo del expediente de solicitud de licencia de la actividad de extracción de barita en el Monte Avellaneda-Dobra al no haber cumplido los requerimientos municipales exigidos desde 2007, la empresa Lafarge Áridos y Hormigones afirma que las concesiones mineras Nieves I y Nieves II se encuentran en vigor desde los años 60 y abarcan una superficie de posible actuación minera de 147 hectáreas.

En un comunicado, Lafarge Áridos asegura que en el año 2004, Minas Nieves S.L. – adquirida en 2008 por Lafarge Áridos y Hormigones S.A.U- recibió la aprobación del Proyecto de Explotación y Plan de Restauración para realizar su actividad sobre 20 hectáreas de las 147 mencionadas.

En 2005, Minas Nieves S.L. solicita licencia municipal de actividad para esas 20 hectáreas. El Ayuntamiento de Torrelavega tramita el expediente administrativo correspondiente emitiéndose informes de los servicios técnicos municipales favorables al otorgamiento de la licencia que derivan en un decreto en 2006 en el que se estima procedente la concesión de la licencia solicitada.

En el 2006, el propio Ayuntamiento de Torrelavega, en su resolución 2006002981, confirma que “la actividad realizada por Minas Nieves no se ha descubierto ayer en su funcionamiento, ni funciona de forma clandestina y a espaldas y sin conocimiento de las corporaciones locales”.

En 2007 se presentó, visado, a la Comisión Regional de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, el proyecto de adecuación dando cumplimiento a los requerimientos solicitados en relación con la mejora de las instalaciones de la cantera, siempre en el marco de la licencia solicitada en 2005. Es decir, que no se presentaba una solicitud nueva de licencia de actividad.

En 2008, se dictó autorización favorable a dicho proyecto y se ordenó su puesta en servicio.

Por lo tanto, Lafarge Áridos y Hormigones considera que todos los requerimientos pertinentes han sido cumplidos y que no existe ‘razón fundada alguna’ para archivar el expediente.

En 2011 la empresa presentó un nuevo Proyecto de Explotación, Restauración y Estudio de Impacto Ambiental sobre una superficie total de 40 hectáreas (que incluye las 20 citadas anteriormente) pidió la suspensión temporal de la solicitud de licencia de actividad iniciada en 2005 para el proyecto aprobado en 2004, con el fin de tramitar la licencia de actividad para el nuevo proyecto de 2011 una vez éste sea aprobado por la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio de Cantabria, trámite que se encuentra en curso.

Además, la compañía asegura haber mantenido una primera reunión con el Alcalde de Torrelavega, Ildefonso Calderón Ciriza, y distintos miembros de su equipo de gobierno a finales de 2011 en la que se emplazó a la compañía a aportar una explicación más detallada sobre el Proyecto de Ampliación y Estudio de Impacto Medioambiental de Minas Nieves y sus concesiones en el Monte Avellaneda-Dobra.

Sin embargo, después de la primera toma de contacto Lafarge afirma haber solicitado reiteradamente desde entonces la celebración de dicha reunión y tras ‘repetidas y constantes’ comunicaciones por parte de la compañía al Ayuntamiento, no han obtenido respuesta por parte del Gobierno local.

Matizan que la empresa no tiene interés en actuar más allá de las 40 hectáreas nunca, dado que la formación de barita solamente se encuentra dentro de esta extensión, y que el proyecto no conllevará la expropiación de ninguna propiedad privada, ni viviendas, explotaciones, terrenos, puesto que ninguna de dichas propiedades se encuentra dentro del perímetro de 40 ha solicitado por Lafarge para su ampliación.

También aseguran que el Proyecto de Ampliación va acompañado de un Plan de Restauración integral que compatibiliza la actividad minera con la recuperación del medio natural y el paisaje y que potenciará su biodiversidad natural, y que no se afectará a las aguas superficiales ni cauce público alguno, ni tampoco al patrimonio arqueológico del Monte Dobra.

Comments are closed.