Cartes

La asociación de vecinos de Santiago de Cartes pide al alcalde que se garantice el suministro de agua a la población de Santiago

La AVV de Santiago de Cartes ha solicitado al alcalde, Saturnino Castanedo, que garantice el suministro de agua potable a la población. Representantes de esta agrupación vecinal han mantenido sendos encuentros “cordiales” con el regidor, en los que Castanedo les ha trasladado su convencimiento en que la puesta en marcha de la autovía del agua solucionará el problema.

No obstante, y a pesar del buen clima en el que se han producido los encuentros, los vecinos han solicitado, a su vez, que se les facilite documentación por escrito sobre los planes de crecimiento urbanístico para Santiago y la correspondiente previsión de creación de infraestructuras vitales, como redes de agua y saneamientos.
 
A juicio de los representantes vecinales, este tipo de infraestructuras deben ir parejas a los proyectos y promociones que se están asentando en la localidad. Actualmente, en Santiago de Cartes residen 2.056 vecinos de los 3.735 con que cuenta el municipio (60% de la población), habiendo experimentado en los últimos quince años un crecimiento de un 43,7 % en una ínfima parte de todo el territorio municipal, que abarca 19 kilómetros cuadrados de extensión.
 
El Boom urbanístico de las últimas dos décadas y la cercanía del pueblo a Torrelavega ha generado la llegada de nuevos vecinos y la proliferación de urbanizaciones.
 
Los vecinos recuerdan al alcalde que el crecimiento acelerado y la falta de previsión pasada han provocado frecuentes carencias en los servicios, como cortes de suministro en la red de agua potable en época estival y, en otras ocasiones, se ha generado una pésima calidad del suministro con bajadas de presión y turbiedad o exceso de cal y otros elementos en el agua.
 
Es por ello que solicitan “garantías” públicas al regidor, de cara a asegurar el suministro, dada la importancia de contar con infraestructuras modernas de saneamiento y abastecimiento acordes a un municipio del siglo XXI.

Comments are closed.