Editorial

Feria de Muestras de Torrelavega: entre todos la mataron y ella sola se murió | Editorial

  • El programa ferial no se ha adecuado a la modernidad y ha dejado de ser atractivo
  • El Mercado Nacional de Ganados no es una ubicación adecuada para ferias no relacionadas con la ganadería o el sector primario 

Torrelavega ha tenido gobiernos de todos los colores durante décadas, aunque ha predominado el color del PSOE, y en todo ese tiempo la Feria de Muestras de Torrelavega ha sufrido una imparable decadencia, en sentido físico y también en sentido conceptual.

Para analizar las causas de esta situación necesitamos una mirada limpia, lejos de ataduras políticas. Como consecuencia de la dejadez en la que los políticos locales sumieron a las magníficas instalaciones de La Lechera, la falta de mantenimiento hizo que los edificios ya no fueran aptos para la celebración de las ferias en condiciones adecuadas. Pero el Mercado Nacional de Ganados Jesús Collado Soto tampoco es un lugar apto para celebrar ferias que no estén relacionadas con la ganadería porque, entre otros motivos, el olor de las instalaciones es muy difícil de disimular.

Más allá de la decadencia física de las instalaciones, existe un factor mucho más importante: nos encontramos con la pútrida decadencia conceptual en cuanto al tipo de ferias que se organizan. Las ferias, año tras año, son más de lo mismo: ya no atraen a nadie porque las nuevas generaciones demandan otro tipo de ferias distintas a las clásicas de coches, encaje de bolillos o productos típicos.

La clamorosa falta de ideas pasa, sin duda, por una renovación generacional. Además, para superar esa decadencia conceptual ligada a la falta de ideas modernas, es necesario reclamar una gestión profesional de la Feria de Muestras. Hace falta, por lo tanto, un gestor joven y profesional que, quizá con la ayuda de la iniciativa privada, logre crear un nuevo calendario ferial atractivo para un amplio sector de la sociedad.

El potencial económico de las ferias (modernas) es enorme, y puede suponer un punto de inflexión hacia la reactivación económica para Torrelavega. Hace falta, sin embargo, valentía para apostar por el futuro y menos tejemanejes políticos que han situado a la Feria en la moribunda posición actual.

 

Comments are closed.