Otras noticias

El Servicio de Emergencias 112 registra más de una veintena de incidencias por la lluvia y el viento

Inundaciones y desprendimientos de piedras y fachadas centraron la actividad de los servicios de emergencia en las últimas horas

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria coordinó ayer más de una veintena de incidencias relacionadas con la lluvia y el viento, que suscitaron medio centenar de llamadas a este centro.

En Torrelavega, un paredón localizado en Torres cayó en la vía pública sin causar heridos. Asimismo, fue necesario apuntalar la fachada de una vivienda de Santibáñez (Villacarriedo), al caer parte de ella a la vía. Los bomberos del Gobierno de Cantabria en la zona occidental rescataron a tres personas de un vehículo que quedó atrapado en el barro en una pista forestal de Mazcuerras.

Las fuertes precipitaciones causaron inundaciones en viviendas y locales de Suances, Reinosa, Los Corrales de Buelna, Cabezón de la Sal y Arenas de Iguña. Asimismo, la Guardia Civil y los servicios de mantenimiento llevaron a cabo intervenciones por el desprendimiento de piedras y argayos en varias carreteras: la N-623, en San Andrés de Luena; en la CA-263 Luena-San Pedro del Romeral; N-611, a la altura de Las Caldas del Besaya; la N-621, en el Desfiladero de La Hermida; en la CA-380, acceso a Pechón; CA-185, en Cosgaya, y en la CA-280, en Cabuérniga.

Los servicios de emergencia también retiraron varios árboles caídos en Labarces (Valdáliga), Castro Urdiales, Cabezón de la Sal y Bárcena de Cicero. En la comarca de Liébana, los bomberos del Gobierno de Cantabria atendieron otras inundaciones en carreteras y calles de Cillorigo de Liébana y Camaleño. Los mismos efectivos retiraron un árbol a punto de caer en la carretera de acceso a Argüébanes y una roca que cayó en dirección al pueblo de Baro, en ambos casos, en el municipio de Camaleño.  

Comments are closed.