CulturaOpinión / Firmas (Tribuna libre)

El pacto PRC-PSOE

Escrito por Juan Manuel Ruiz Gutiérrez

lasfotografias146.jpg

{xtypo_dropcap}R{/xtypo_dropcap}evilla, persona astuta e inteligente, muestra su cara más dura al ejecutivo central como respuesta al recorte en infraestructuras que incide directamente en nuestra comunidad autónoma. Parece que el trabajo realizado durante los últimos años pasa inadvertido a la hora de tomar la decisión de romper un pacto que para Cantabria ha generado prosperidad y bienestar, y lo que es bueno para Cantabria es bueno para PRC-PSOE y, por consiguiente, para el presidente Revilla.

Los jóvenes debemos analizar y evaluar la actual situación, comprobando que el Gobierno compuesto por regionalistas y solicalistas ha puesto en valor todo aquello que los jóvenes consideramos como vital, como es el desarrollo educativo, contando con las mismas posibilidades que otras regiones europeas. Quiero recordar tres puntos importantes; el primero es la capacidad que los cantabros tenemos para desplazarnos a Madrid, Londres o Dublín. Actualmente estamos interconectados con ciudades que hace unos años las veíamos lejanas, y hoy en día podemos viajar más cómodamente porque hay un gobierno que se ha preocupado por potenciar el aeropuerto de Parayas. El segundo es la política de educación decidida y fuerte que, junto a la Universidad de Cantabria, se ha potenciado y afianzado, sobre todo apostando por las becas Erasmus, elemento fundamental para que nuestros jóvenes se desarrollen como personas en un mundo globalizado donde los idiomas y las experiencias en otros países son elementos fundamentales a la hora de enfrentarse al mercado laboral. Y el tercer punto es la apuesta decidida por el desarrollo tecnológico y el desarrollo sostenible. El parque tecnológico debe ser la pieza angular donde se cimiente el desarrollo económico en Cantabria junto con la relación directa con aquellos estudiantes que han terminado el periplo de estudio.

Por lo tanto, se ha alcanzado un alto grado de bienestar en nuestra comunidad, pero también hay que hacer frente a las decisiones erróneas, porque quien gobierna se confunde, y quien no tenga esa capacidad de autocrítica está abogado al fracaso. Porque el AVE es un punto importante en nuestro plan de futuro, pero es más importante encontrar la formula para que todos esos jóvenes que terminan su periodo de formación encuentren trabajos de calidad en su propia región, punto pendiente en nuestra comunidad, y quien diga lo contrario no ve la realidad actual. Nuestros jóvenes se preparan exhaustivamente, pero luego el entorno laboral les condena a realizar tareas muy por debajo de sus conocimientos, creciendo enormemente en los años de formación y estancándose estrepitosamente en su etapa laboral. Debemos encontrar fórmulas para que nuestros jóvenes encuentren esos desarrollos profesionales acordes con sus expectativas. Y esto no lo puede conseguir solo un gobierno, porque estamos hablando de empresas privadas, pero sí puede conseguir llegar a acuerdos para que el tejido empresarial encuentre fórmulas sostenibles que permitan el desarrollo del conocimiento.

El actual panorama político dicta que tanto regionalistas como socialistas se necesitan, y todas esas políticas que el ejecutivo ha defendido y ha puesto en marcha son fruto del consenso entre ambos, ninguno de los dos partidos se pueden desligar de los aciertos y errores cometidos durante la actual legislatura, por mucho que estemos a las puertas del periodo electoral. Tanto regionalistas como socialistas se encuentran cómodos trabajando juntos, ya que los dos partidos defienden como nadie los intereses de Cantabria, y quiero recordar que políticamente no están tan distanciados como así acredita la reciente comida entre Revilla y Felipe González porque, guste o no, el presidente come con el expresidente socialista del gobierno de España, y no lo hace con ningún expresidente del Partido Popular. Ambos partidos trabajan juntos, tanto con Revilla en el gobierno regional, como por ejemplo en Santander con Francisco Sierra, quienes están en línea con lo que personalmente considero que es lo que necesita Santander y Cantabria alineados con los intereses socialistas. Esto significa que estamos en el tiempo de la estrategia, aplicando la sabiduría de Sun Tzu en su libro El Arte de la Guerra, donde podemos encontrar máximas aplicables tanto a la política como a las empresas, aplicando la siguiente afirmación ""la mejor victoria es vencer sin combatir" y que justamente ésta es "la diferencia entre el hombre prudente y el sensato".

Lo que está muy claro es que a Cantabria le ha venido de perlas que José Luis Rodríguez Zapatero esté en el gobierno, quien ha mantenido unas relaciones espectaculares con Revilla avaladas por Lola Gorostiaga, faltando un tercer vértice como es el Ayuntamiento de Santander, quien se hubiera visto beneficiado al mismo nivel que Cantabria si no existiera esa política de enfrentamiento continuo a todo lo que huele a PRC-PSOE. Por lo tanto, Santander necesita un cambio de rumbo que esté acorde con los actuales tiempos. A pesar de ello, Santander ha estado siempre en la cabeza de los dirigentes socialistas, como así lo avalan las inversiones realizadas, pero también es cierto que lo que no nunca podemos hacer es subestimar al rival, y más cuando está avalado por la ciudadanía, por quien hay que mostrar el mayor de los respetos.

Abogo por mantener la unidad política, que las urnas decidan el devenir del gobierno regional pero teniendo muy presente el progreso sufrido en Cantabria durante los últimos años, estando los artífices de este progreso muy claros y latentes. Quien no suma, resta, y el PP hoy en día está haciendo un flaco favor a la ciudadanía, aunque también es cierto que el trabajo de oposición es indispensable en una democracia, pero siempre desde la credibilidad y responsabilidad.

 

Juan Manuel Ruiz Gutiérrez

 

Comments are closed.