El espíritu del FICT

Américo Gutiérrez, creador del FICT, en una imagen de archivo

EDITORIAL-. El Ayuntamiento de Torrelavega, para cumplir con la Ley, ha sacado a licitación la organización del Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega (FICT) que este año, de celebrarse, cumpliría su XX edición.

El espíritu del FICT, sin embargo, radicaba en su difunto creador Américo Gutiérrez y en su mano derecha Alberto Solares, quienes rodeados de un espléndido grupo de colaboradores (muchos de los cuales dedicaban su tiempo y su esfuerzo de forma desinteresada) forjaron a fuego un arduo trabajo que, durante 19 años, consiguió llevar el nombre de Torrelavega al mercado internacional de la cultura cinematográfica.

Proyecciones de obras de autores noveles que tenían, desde una ciudad pequeña como Torrelavega, una auténtica y abierta oportunidad de reconocimiento en el duro mundo del cine. Un empuje al mágico arte del cine que contó, en numerosas ocasiones, con la asistencia de muchos actores y actrices populares del panorama cinematográfico. Una auténtica dinamización de la cultura, del arte y, por supuesto, una impagable promoción de la ciudad más allá de nuestras fronteras.

Dos empresas han optado a la gestión de la nueva edición del FICT: una empresa de Madrid y un autónomo radicado en Cantabria. ¿Conseguirán conservar el espíritu del FICT? Solo el tiempo lo dirá.