Cartes

El alcalde de Cartes donará el 10% de su sueldo mientras dure todo el estado de alarma

El alcalde de Cartes Agustín Molleda confirmó su decisión de donar el 10% de su sueldo mientras dure el estado de alarma en nuestro país y, además, anunció el destinatario del importe: “el servicio de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Cartes”.

Molleda explicaba ayer los motivos de dicha decisión: “mi sueldo está calculado en función de mi trabajo, dedicación y gastos adicionales, de manera seria, responsable y real, no existe un solo ticket de parking, gasto de gasolina u hotel en 5 años”.

Añadía que “mi actividad política dentro y fuera de Cartes, se paga con mi dinero y eso no sólo es algo de lo que me siento orgulloso, me atrevería a decir, que es parte de mi compromiso con el municipio cartiego y de mi ADN político”.

Argumentaba seguidamente que “el motivo es muy sencillo de explicar y seguro que de entender; si lo calculamos de manera seria y responsable, ahora donde la actividad política es menor, los viajes son menos y los gastos descienden, mi sueldo debe ir en su misma dirección, no lo hago para ser ejemplo de nada, cada uno sabrá, con su conciencia y bolsillo, qué decisión tomar”.

Recordó ya tener “dos ventajas”, puesto que “durante mi primera legislatura, ostenté mi cargo con un sueldo de tan sólo el 65% del total del establecido”.

También, durante el pasado confinamiento, los miembros liberados del equipo de gobierno cartiego, ya donaron parte de su sueldo para adquirir material sanitario y equipos de protección. “Como sabéis y conocéis, no es la primera vez que hacemos algo así en Cartes”, apostilló Molleda.

Concluyó sus declaraciones aclarando ser “consciente de que este tipo de medidas son criticadas dentro del ámbito político, soy consciente que no gustan y se justifica con la palabra populismo, pero yo no tengo ningún problema y, aún menos ningún remordimiento de conciencia, que me diga que esta decisión no es justa y, lo más importante para mí, es acorde con mi manera de ser y pensar”.

“Para los críticos dos mensajes: la política es un modo y no un medio de vida, es bueno y te hace sentir más tranquilo tener donde volver al minuto siguiente, y, esa ventaja, yo la tengo, y el segundo es más sencillo aún, cuando un sillón se convierte en sinónimo de pesebre, mal asunto, porque desaparece el compromiso político y surge sólo el interés personal”, terminó el regidor cartiego.

Comments are closed.