EDITORIAL-. Sniace, una historia familiar

EDITORIAL - Sniace, una historia familiar
EDITORIAL – Sniace, una historia familiar

Todavía recuerdo cuando, al salir del instituto, visitábamos a mi abuela y a sus compañeros, que estaban encerrados en las instalaciones de Sniace. Han pasado más de 26 años de aquella fotografía y la historia de incertidumbre y dolor se vuelve a repetir, incansable, hasta el desenlace fatal en el que los pésimos gestores de la empresa Sniace anuncian su cierre.

Mi madre me regaló un álbum de fotografías en el que, a modo de resumen de lo vivido hasta la fecha, se relatan en imágenes varias vivencias importantes. Entre esos momentos se incluye la sonrisa de los trabajadores el día que abandonaban su encierro.

La historia de mi familia siempre ha estado íntimamente ligada a Sniace, al igual que la de muchos torrelaveguenses. En muchas familias es una historia que va mucho más allá de lo económico o de lo laboral, es una historia tan arraigada que se vive como relato íntimo con amigos, compañeros y otras familias de la capital del Besaya. Como un axioma épico que forma parte del entramado social de la ciudad durante décadas.

Mi abuela, luchadora e inasequible al desaliento, con su trabajo en Sniace sacó adelante ella sola a una familia con cuatro hijos, y después ha seguido ayudando a sus seis nietos, e incluso a sus dos bisnietos. Sniace siempre ha sido como el fondo de una trama, una historia profunda que durante décadas enlazó con lo más hondo de Torrelavega y comarca. Un motor al que se han ido poniendo parches.

Los trabajadores, las familias y la ciudad de Torrelavega siempre han merecido que Sniace tuviera mejores gestores, nos merecemos empresarios que no usen a los trabajadores y a sus familias como moneda de cambio, como rehenes de un pasado industrial que es muy difícil que vuelva. Y, de fondo, planea de nuevo la sombra de la presunta especulación urbanística.

La historia familiar y la historia íntima de Torrelavega han estado ligadas durante décadas a Sniace, y también es una historia ligada a la lucha, a la superación y a la supervivencia. Por eso, las familias y Torrelavega sobrevivirán y serán capaces de labrar un nuevo y brillante futuro.