CulturaOpinión / Firmas (Tribuna libre)

Cine más barato con el PRC

Por Manuel Haro Alcalde

Cantabriadiariofotografiasimagenes460{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}l P.R.C. en el Ayuntamiento de Torrelavega, denuncia la subida desorbitada de los precios del cine en la Casa de Cultura. A su juicio, 50 céntimos más es un escándalo, porque no se reduce al incremento del 12,7% del I.V.A., sino al 20%.

A la hora de echar cuentas, los cálculos se ven incrementados de tal  manera que, como resultado final, arrojan un “despilfarro” de medio euro por entrada. Llegar a 3 euros, sin embargo, queda aún lejos de los 7-8 que cuestan los cines convencionales, circunstancia que, con toda seguridad, reduciría las posibilidades de los aficionados al 7º arte de acudir con cierta asiduidad. Y si a ello le añadimos el inevitable desplazamiento a otras localidades (por ejemplo, a la capital), automáticamente dejaríamos de hacer cálculos porque habría que renunciar.
Pero todo esto tiene un poso de reflexión que nos llevaría, irremediablemente, a entrar en ésa disciplinada consigna de acoso y derribo al equipo de gobierno.
No hace falta echar la mirada demasiado atrás para saber que el cine en cuestión era gestionado por gente del P.R.C. Desde el operador, hasta la taquilla é incluso acomodador. Pero al cambiar las cosas y llegar “los otros”, el PP, pues… lo de siempre. Te quitas tú y me pongo yo. O, lo que es lo mismo, ése maquiavélico ejercicio de tantos políticos convertidos en “oficinas de colocación” para familiares y amigos.
Por eso, queda el recurso del pataleo. El recurso de la crítica, de las acusaciones que, en definitiva, convencen poco porque cada vez todo esto es más de lo mismo.
No vamos a pedir que se valoren acciones positivas de los gobernantes que, por cierto, algunas harán, pero al menos, que se “resbale” menos en el ataque por sistema. Sobre todo, teniendo en cuenta que el personal pasa de puntillas por muchas cosas. Hay una especie de “hinchazón” que, si se dieran cuenta, notarían que en muchos casos supone un efecto “boomerang”. Y si no, pues nada. Lo de siempre. La oposición, que tiene soluciones, puede agruparse y gracias a su mayoría numérica, que se plantee desbancar a quienes lo están haciendo tan mal. La alternativa, al poder. 

Comments are closed.