"El Ombligo"Cultura

Cantabria santanderinizada (Parte III de III)

CANTABRIA SANTANDERINIZADA III/III (Una visión torrelaveguense)

Escrito por Joaquín Díaz

¿Pero no se han constituido en Torrelavega algunos servicios de carácter regional?. ¿No se proporcionan desde Torrelavega para toda la región, o al menos para una parte de ella nuevas prestaciones o servicios?.

Pues no. Ninguna más de las que se tenía antes de que Santander se convirtiera en Cantabria. ¿Y sobre algunos servicios regionales?… pues… poca cosa. Empezó con cierta buena intención con lo que se llamo Feria Regional de Muestras, más tarde se instaló en las mismas dependencias el CIMA y…nada más que sea digno de mencionar.

La Feria Regional de Muestras (FRMC) no ha recibido los impulsos y apoyos necesarios para convertirse en el centro impulsor de la industria y el comercio que se pretendía y, además le salió un fuerte competidor auspiciado por el Gobierno regional de turno en Santander: el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander (ya verán que pronto lo llaman de “Santander y Cantabria”) Hoy, la región en general y Torrelavega en particular, no han conseguido un beneficio palpable de la transformación de provincia a región, incluso, en el caso concreto de Torrelavega, el beneficio se puede considerar en algunos casos negativo pues además de no haber conseguido poseer alguna institución o servicio regional, ha visto pasar el tiempo sin haber solucionado totalmente la mayor parte de sus reivindicaciones históricas: contaminaciones, saneamientos, dotaciones sanitarias completas, transportes, dotaciones culturales y de ocio, campus universitario…etc., etc. ¿Se puede cambiar esta tendencia?. Creo que está ocurriendo más bien todo lo contrario.

Los diferentes ejecutivos y las modificaciones estatuarias van y han ido, precisamente, en la dirección opuesta. Regiones como Asturias, La Rioja, Extremadura o Galicia, por citar algunos ejemplos, sí han tratado de ampliar los beneficios regionales a un mayor número de poblaciones. En Cantabria la tendencia es a impulsar e incrementar la posición dominante de la capital de la región, a centralizar, aún más, que a descentralizar. No se está produciendo lo que se ha dado en llamar ”la segunda descentralización”. Creo que sería muy necesario que se impulsaran, por el bien de la región, políticas y actuaciones descentralizadoras para hacer una región más grande, más rica y más equilibrada que la actual, en la que perviven corregidos y aumentados todos los resortes de la antigua provincia de Santander.

Muchos torrelaveguenses lo denunciamos y proclamamos. ¿Y qué hacer?. En mi opinión, creo que es necesario que los cargos públicos que se presentan y obtienen sus escaños principalmente con votos torrelaveguenses, porque se presentan como tales, deben hacer propuestas y presentar proyectos que intenten cambiar la tendencia centralizadora.

Aunque es cierto que los diputados regionales no se presentan por una circunscripción concreta como ocurre por ejemplo en Inglaterra, pero sí saben que piden y obtienen votos de sus convecinos de Torrelavega y a ellos deben sus escaños y para su ciudad deben realizar empujes concretos.

Otra posibilidad es que los cargos ejecutivos; consejeros, directores regionales…etc. que son gestores y administradores de los bienes e impuestos regionales gestionen, propongan y realicen trabajos concretos de ámbito regional en Torrelavega y en toda la región y no únicamente en la capital.

En alguna ocasión, desde el Grupo Quercus, al que pertenezco, hemos solicitado que desde la corporación municipal se solicite y tramite un “estatuto de singularidad” en el que se reconozcan a esta ciudad sus particularidades y características históricas y que se trate de saldar la deuda histórica, que a mi juicio, la región autónoma tiene con la segunda ciudad de Cantabria. Lo que se ha llamado en algunos ámbitos “la segunda descentralización”. Para ello se requeriría que los gestores municipales pensaran en términos torrelaveguenses y que sus voces fueran más locales y menos partidistas. La actual fuerza y poder de los partidos es un serio impedimento para que los vigentes representantes municipales cambien su actual estrategia de hacer política para los partidos, pensando más en estos y menos en las necesidades y anhelos de las ciudades y los ciudadanos.

Comments are closed.