Mar de fondo | Manuel Haro Alcalde

Bienvenido, Mr. Marshall

Escrito por Manolo Haro, periodista

damblam119.jpg

{xtypo_dropcap}¡{/xtypo_dropcap}Buenos huesos tendrá el pobre Pepe Isbert, aquel magnífico actor bajito, de voz ronca quien, entre tantos y tantos papeles, desempeñó el del personaje principal de aquel cuasi inmortal "¡Bienvenido, Mr. Marshall!"; la espera del "héroe americano" que, ingenuamente, salvaría la vida a los lugareños.

La presencia de Cantabria en la última edición de FITUR (Feria Internacional de Turismo), de algún modo nos ha hecho recordar al principal protagonista, cuando nuestro presidente Revilla, cargó su discurso de emociones y, en sueños, se trasladó al año 2013, donde, visionario él, se enteró de que el Presidente Obama, "tenía entre ceja y ceja visitar Altamira".

Todo ello, en un acto institucional, en forma de cena a la que acudieron un número por el momento desconocido de invitados, entre quienes no faltaron ilustres personajes de la escena nacional que, en muchos casos, no alcanzamos a encajar en los intereses de nuestra comunidad, salvo aquellos que puedan aportar beneficios futuros pero que, en cualquier caso, estamos por descubrir -torpe que es uno, para qué lo vamos a ocultar-.

Bien está que se cuente con ministros, por aquello de las relaciones públicas o externas, a mejor decir y que, en definitiva, pueden -y deben- aportar cosas.

Pero en la nómina de comensales -¡ummm…!-, no faltaron nombres como por ejemplo el de Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y otros. Me lo expliquen.

Y Revilla, lanzado y sin freno, siguió animándose, hasta colocar a Cantabria -virtualmente, supongo- en 2015, fecha para la cual será, según él, "la primera de España en desarrollo y esplendorosa con el AVE, Valdecilla, Comillas y nuevos patrimonios de la humanidad", siendo "el lugar de la tierra con más patrimonios por metro cuadrado", añadió.

Tampoco desperdició la ocasión, el de Polaciones, para agradecer profundamente la colaboración del Gobierno de la Nación, en todo lo concerniente a Cantabria. 

Da gusto tener un presidente así, optimista, eufórico y convencido de que somos los mejores del mundo.

Sobre todo, cuando pide contagiarse a todos los ciudadanos, para viajar juntos en busca del "paraíso" cántabro.

La cena en el hotel "Puerta de América" sirvió para mucho, como podrá suponerse. Sobre todo, para darnos a conocer a través de la clara intención de proyectar una imagen de región, al exterior.

Solo nos queda esperar. El tiempo es el mejor juez; el que pone a cada cual en su sitio. Y el sitio de Cantabria, según Revilla, promete. Y si viene Obama, para qué queremos más. Ni les cuento. Pues eso: el "¡Bienvenido, Mr. Marshall!", del siglo XXI. Pero, ojo: ya saben aquello de que "la vida es sueño y los sueños…"

Por cierto, no sé cuántos cenaron, pero sí sé quien paga la factura: nosotros. Salvo que, cuando venga Obama, ponga unos cuantos dólares sobre la mesa y se tire el farol: "Esta ronda, la pago yo".

Pues eso: "…los sueños, sueños son".

Comments are closed.