CulturaSantillana

Berta Munin despide su colección de la Sala de Arte del Museo Jesús Otero

screenshot460.jpg

Berta Munin con una de sus obras / MARTA GUTIÉRREZ

La clausura de este año del calendario cultural de la Sala de Exposiciones del Museo Jesús Otero está teniendo un enfoque de lo más especial.

El Ayuntamiento de Santillana del Mar, a través de la Concejalía de Cultura, ha considerado que el trabajo de Berta Munin y su derroche de emoción y creatividad era perfecto para despedir la agenda de muestras artísticas de este espacio bautizado con el nombre del escultor Jesús Otero, un detalle que cobra más importancia en el año en que se están celebrando el centenario de su nacimiento.

Munin ha traído a Santillana del Mar unas creaciones que destacan verdaderamente, tanto por los motivos de su inspiración, como por las formas y dimensiones de las esculturas y fotogramas que se han concentrado en este espacio artístico.

Así, la colección de sus obras creadas a partir de materiales como la fibra de vidrio, escayola, forja, cristal o espejo y sus trabajos fotográficos se presentan ante el espectador como el punto de partida hacia un viaje, con un retorno ilimitado en el tiempo y en el espacio. Y es que la artista ha dado rienda suelta a sus inquietudes unas que giran en torno al papel del individuo en una sociedad cargada de simbología. Es precisamente, en este entorno lleno de personas y personajes de todo tipo, en el que conviven seres animados con seres inanimados, donde los detalles cuentan y suman porque el entorno de nuestra vida en general, y la Naturaleza en particular, suponen nuestros ingredientes de vida, una que mantiene una lucha constante de comunicación y significado entre lo natural y lo artificial.

Un lugar donde la belleza se concentra en los espacios más insospechados, donde una mariposa pese a su aparente fragilidad transmite más fuerza que la de cien bestias más grandes y aparentemente poderosas, en el que la araña, pese a su condición de animal casi invisible y que pasa desapercibido, demuestra extraordinarias aptitudes de supervivencia y maternidad. El ciclo de la vida está muy presente para Berta Munin quien explica que su intención con la creación de estas obras ha sido el de plantear un nexo de unión dentro de ese círculo.

De ahí, por ejemplo el uso de espejos, donde tanto las obras como el público se pueden reflejar, más allá de lo meramente carnal. Cantabria es un lugar lleno de símbolos, que siempre me ha atraído La artista con su paso por Cantabria y más concretamente por Santillana del Mar se muestra pletórica ya que está convencida y así lo siente y expresa, que sus obras han encontrado en la Villa cántabra su lugar, porque así se lo transmite el ambiente, uno que derrocha según sus palabras, "energía positiva", una con un origen tan claro y poderoso como el de Altamira, que encierra tantos símbolos con tanto significado e historia. "Desde que visite Cantabria por primera vez y estuve en Santillana del Mar supe que algún día llegaría a exponer parte de mi en este lugar" asegura la artista, quien asegura que tras realizar su sueño cántabro, tiene ante si proyectos que la llevarán a Cataluña y luego a Francia.

La colección se despide de la Villa este viernes 31 de Octubre. La entrada es libre y gratuita.

 

Comments are closed.