EconomíaEmpleoOpinión / Firmas (Tribuna libre)

4 millones de razones por las que no somos iguales, por Raúl Liaño

Raúl Liaño (IU)

Raúl Liaño (IU)

Por Raúl Liaño Garallar, candidato a la Alcaldía de Torrelavega por Izquierda Unida (IU)

El PP y el PSOE se unieron para modificar en tiempo record el artículo 135 de la Constitución. Nos dijeron que era preciso reducir el enorme déficit público que había en el conjunto de las instituciones que ellos mismos han gobernado siempre. Nos intentaron convencer que el gasto público era tan excesivo que se precisaba hacer deprisa y corriendo la primera reforma constitucional de la democracia sin referéndum alguno. Presumían de que habíamos gozado de niveles de bienestar muy por encima de los impuestos que pagamos.

Así, en materia fiscal a partir de diez días de ser nombrado Rajoy Presidente, no ha parado de subir impuestos. Aumentó el IRPF, eliminó las ayudas para el alquiler de vivienda a jóvenes, subió espectacularmente el IVA y así siguió hasta lograr subir todos los impuestos existentes, crear otros nuevos (como el “céntimo verde” que ha supuesto un duro golpe para los trabajadores de Sniace), suspender las primas a las energías renovables (que concluyó con el cierre de Saint Gobain Cristalería) o eliminar deducciones fiscales (como la compra de vivienda). Además, persistió en el esfuerzo de reducir todas las prestaciones contributivas y asistenciales, en donde los beneficiarios de leyes como Dependencia han visto rebajada su atención, a quien tuvo que acudir al Fogasa porque no cobró sus salarios pendientes o vio como quebró su empresa también se le redujo su percepción económica. Y quien acabó en el paro sufrió un severo recorte en donde nunca fueron tantos trabajadores, ni tantos se quedaron sin prestación alguna. Con ello, se puede afirmar que excepto quien sea multimillonario y pueda beneficiarse de amnistías fiscales, el resto de población paga más que nunca y jamás recibió tan poco.

En materia de empleo han realizado el mayor recorte de empleo público de la democracia mediante el establecimiento de tasas de reposición cero de funcionarios; el número de médicos, enfermeros, investigadores, jueces, fiscales… era para el PSOE y el PP tan elevado. Y la Justicia y la Sanidad en nuestro Estado funcionaban tan bien y sin apenas listas de espera en hospitales o demoras judiciales en resolver pleitos, que aquellos profesionales que se jubilaban en esos sectores no precisaban para el PP o el PSOE ser repuestos. Y ya se sabe, sin oposiciones, miles de jóvenes opositores con la puerta en las narices y con billete de avión de ida al extranjero…
En el sector privado, realizaron reformas laborales que dejaban sin efecto los convenios colectivos, con bajadas de salarios espectaculares, reducciones de jornada porque sí, estableciendo indemnizaciones por despido tan bajas que incluso el Gobierno de Zapatero los subvencionaba abonando 8 días por año trabajado a través del Fondo de Garantía Salarial: un verdadero disparate.

¿Y qué supone esto en Torrelavega? Pues que el paso del PP primero y ahora PRC-PSOE por la alcaldía no es más que el descenso de empleo continuado con igual presión fiscal. Hemos pasado de las 18000 afiliadas a la Seguridad Social en nuestra ciudad a 16800, y la pérdida es casi por completo en un sector vital y motor para nuestra ciudad como es la industria. El desempleo crece casi en mil personas durante la legislatura que ya concluye, dejando a 5600 personas sin trabajo, según las maquilladas cifras oficiales, que en números reales suponen más de 7000 desempleados. ¿Y cómo pretenden solucionar el paro? Se anuncia a bombo y platillo como si del circo se tratara, la renovación de la Plaza Mayor en la que se gastará 1,4 millones de euros o el centro de emprendedores por valor de 2,6 millones de euros. 4 millones de euros se invierten en infraestructuras que apenas aportan empleo al día siguiente de su inauguración. Por no hablar de los desfiles de moda de 30000 euros o los fastos de la cofradía del hojaldre que tanto le gustan al PP-PSOE-PRC.

Y desde Izquierda Unida nos preguntamos ¿cuántos salarios de profesores y auxiliares de escuelas infantiles, ludotecas, conservatorios…se pueden contratar con todo ese dinero? y si sumamos todo el dinero que suponen las obras que al día siguiente de inaugurarse no aportan empleo, ¿cuántos parados pueden obtener un empleo? ¿Y no provocaría un aumento del consumo de nuestros comercios mucho mayor que una plaza renovada o un centro de emprendedores que será un fracaso? Seguro que sí.

¿Y qué ofrecen el resto de partidos? Pues unos sin más ideas que las generalidades que les llegan desde sus naves nodrizas en Madrid, y otros que pretenden ser renovación y, sin embargo, están dirigidos por quien lleva toda una vida formando parte de lo que acabo de describir.

Y una de nuestras diferencias abismales con el resto de formaciones es garantizar un trabajo y señalar una prioridad fundamental. IU Torrelavega se propone, sin subir un euro de impuestos y sólo con el dinero que otros despilfarran, garantizar en una situación de emergencia social, lo más básico para el libre desarrollo de una persona: un trabajo garantizado con derechos.

Comments are closed.